Visit Tower

Tras varios años de esfuerzo económico y humano, la torre de la Catedral de Segovia abrió sus puertas el 3 de octubre de 2014 a turistas y visitantes.

La visita guiada a la torre es desde entonces una opción más para conocer el templo a nivel histórico y religioso, dentro de un entorno como es Segovia, declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985.
Los trabajos de restauración de la torre de la Catedral se iniciaron en 2004 pero no fue hasta 2014 cuando se pudo abrir a segovianos y visitantes este emblema de la ciudad de Segovia, que se alza hasta los 88 metros de altura. Cabe recordar que antes del actual chapitel de piedra que corona la torre, el original lo era enteramente construido en madera de caoba americana, destruido por un gran incendio en 1614. Con el antiguo chapitel de madera, la torre llegó a ser la más alta de España, alcanzando los 108 metros.

Las visitas guiadas a la torre se realizan en el periodo de octubre a marzo a las 10:30, 12:30, 16:30. Desde abril hasta septiembre, se añade una visita guiada más a las 19:00. Un guía del templo se encarga de contar la historia de la Catedral y de la torre por un recorrido que tiene tres niveles, cuyo inicio es su base: la Capilla de San Blas.
En el primero de ellos, subiendo el primer tramo de escaleras, se puede observar la serie de tapices que decora el interior de la torre. Pertenecen a la segunda serie, en importancia, de las cuatro que forman la colección de la Catedral. En total, aquí se exponen cinco del total de los ocho paños que representan escenas de la vida del general romano, Pompeyo Magno, tejidos por los hermanos Bernart y Christiaem Van Brustom, tapices que datan del siglo XVII y cuya confección tuvo lugar en Bruselas.


Además, en este nivel se ofrece un video divulgativo en el que se reproduce la historia de la torre, contado de forma animada por el que fuera  el primer maestro de fábrica del templo, Juan Gil de Hontañón.
En el segundo nivel, se visita la Sala del Campanero, que conserva los dormitorios, cocina y sala principal del que era hogar del campanero y su familia. En este nivel, subiendo unas escaleras junto a la cocina de la casa, se accede a la Sala del Reloj, en la que cuelgan los restantes tres tapices de la serie de Pompeyo Magno. Además, se puede escuchar una reproducción con los sonidos de las campanas y observar el mecanismo de un reloj, muy parecido al de la Puerta del Sol de Madrid, pero que en ese caso no se llegó a instalar.

Por último, el campanario, sorprende a los turistas y visitantes con las vistas que ofrece de toda la ciudad de Segovia, montañas y meseta castellana, en un espacio rodeado por diez campanas de mayor y menor tamaño. Las más grandes son las de Santa María de la Paz y Santa María de la Fuencisla. 


Cuatrocientos años después Segovia ofrece uno de los mejores balcones para observar la historia y cambios que la ciudad ha experimentado desde un emblema y baluarte como es la Catedral.