Vidrieras

La Catedral de Segovia posee uno de los conjuntos de vidrieras manieristas  más logrado, al menos desde el punto de vista catequético, de España. El pasaje bíblico de los evangelios representado en cada vitral central, se ve apoyado en sus laterales por escenas de la historia sagrada. Vitralistas españoles y flamencos plasmaron, desde el s. XVI, con acierto, los misterios de la vida de Jesucristo y de la Virgen María, y muchos de los milagros del ministerio público del Mesías. Algunos sucesos extraordinarios pudieron afectar a las vidrieras: el incendio en el chapitel de la torre campanario (1614),  y el Terremoto de Lisboa (1755).  Ciertamente, las reformas de Sabatini de la capilla mayor y del trascoro. El resultado, contando también con el paso del tiempo y el deterioro que conlleva, es que algunas vidrieras se han perdido y otras se han trastocado. La restauración que se está acometiendo en la actualidad trata de poner remedio. En concreto, es la empresa Vetraria Muñoz de Pablos, radicada en Segovia, quien realiza la restauración desde el año 2009 y con fecha provisional de finalización en 2019.

El conjunto de las 157 vidrieras se distribuyen de la siguiente manera: 

  • 62 vidrieras correspondientes a los 20 huecos en forma de tríptico que dan  luz a lo largo de la nave central y las naves laterales y dos de medio punto del fondo de las naves laterales. (flamencas siglo XVI).
  • 10 vidrieras en los brazos del crucero, 8 de medio punto y dos  rosetones (siglo XVII Francisco de Herranz).
  •  21 vidrieras de los 7 trípticos de la girola (siglo XVII Francisco de Herranz).
  • 7 vidrieras del presbiterio (Maumejean 1916) santos segovianos.
  • 4 vidrieras de la parte alta del crucero: 2 historiadas de color y 2 de tracería geométrica.
  • 8 vidrieras de la linterna de la cúpula de tracería geométrica.
  • 32 vidrieras capillas laterales y absidiales de tracería geométrica.
  • 13 vidrieras correspondientes a 4 huecos en forma de tríptico en los laterales del presbiterio y el hueco más grande de todo el conjunto que está situado en la parte alta de los pies de la nave central (vidrieras transformadas por Sabatini, siglo XVIII).

Desde el punto de vista catequético, se desarrollan tres ciclos. El primero, el Misterio de la Redención, en las naves; el segundo, la Vida de la Virgen, en el crucero; y el tercero, la Vida Pública de Jesús, en la girola. Las siete vidrieras del presbiterio corresponden a santos segovianos. La distribución de las vidrieras del primer ciclo "Misterio de la Redención" es a través de ventanas que constan de tres huecos. En el central se dispuso un tema del Nuevo Testamento, referido a la Vida, Pasión y glorificación de Cristo, y en los laterales se representan episodios del Antiguo Testamento. La identificación se facilita gracias a que los autores incluyeron, en algunas,  cartelas, fechas, y cita bíblica.

A su vez, esta colección de 157 vidrieras se puede ordenar en cuatro grupos principales, teniendo en cuenta las diferentes épocas, autores, estilos y características técnicas. El primer grupo corresponde a  62 vidrieras del siglo XVI realizadas por los siguientes autores: Nicolás de Holanda, Arnao de Vergara, Nicolás de Vergara, Pierre de Holanda, Pierre de Chiverri y Gualter de Ronch.

El segundo grupo, también de vidrieras correspondientes al siglo XVI, lo forman un total de 33 vitrales cuyo autor único es Francisco Herranz. El tercer grupo de 7 vidrieras datan del año 1916 y su autor es Casa Maumejean, que se remonta al 1860. El último grupo son 55 vidrieras geométricas de los siglos XVI a XX.