Enlosado

El enlosado se sitúa en la fachada occidental. Una esplanada para contemplar una parte poco conocida del templo. Una pared pendiente adornada con pirámides y leones, que sostienen en las garras las armas de España, la Ciudad de Segovia y el Cabildo, cierran este espacio. El conjunto del pavimento del enlosado está cubierto por las sepulturas que hasta finales del siglo XVIII se encontraban en las naves de la Catedral. 

Al enlosado se accede desde el interior del templo, a través de uno de los accesos desde la fachada occidental. El fin de abrir este enorme espacio frente a la Catedral no fue otro que prohibir que cualquier edificación perturbara las vistas del templo. Las escalinatas de granito fueron reformadas por J. Odriozola en 18999 al tiempo que se protejían con las actuales verjas.

Destaca sobre la fachada occidental la Puerta del Perdón en cuyo parteluz se asienta la imagen de Nuestra Señora, procedente de la antigua catedral. Mirando sobre esta fachada, se puede contemplar la altura de la torre y, a su derecha, el magestuoso cuerpo de la Sala Capitular y de la Antigua Librería, ahora reconvertida en la Sala de Tapices y Ornamentos Litúrgicos. En el lado izquierdo de la fachada, junto a la calle Marqués del Arco, es visible el cubo de la Almuzara que en su interior se erige una escalera de caraco diseñada por Pedro de Brizuela, a imitación de la del campanario.