Menú Cerrar
Monasterio del Parral
Iglesia de San Esteban
Palacio Episcopal
Monasterio de San Vicente el Real
Inglesia de San Quirce
Convento de Santo Domingo el Real
Iglesia de la Santísima Trinidad
Facebook
Twitter
Reserve Aquí
YouTube
YouTube
Tiktok
Anterior
Siguiente

Monasterio del Parral

Siglo XV

En el paraje de La Alameda, a orillas del río Eresma, se encuentra el Monasterio de Santa María del Parral, el único monasterio de la Orden de San Jerónimo que continúa activo en todo el mundo. Fue fundado por Juan Pacheco en 1447, cuando Enrique IV todavía era príncipe, en el lugar que, hasta entonces, estaba ocupado por la ermita de Nuestra Señora de El Parral.

El conjunto del monasterio está compuesto por una iglesia, cuatro claustros y huertas. En su construcción participaron varios arquitectos como Juan Gallego, Juan Guas, Martín Sánchez Bonifacio y Pedro Polido. En el interior de la iglesia, que sigue el modelo jerónimo (una nave, capillas laterales, presbiterio elevado y coro alto), destaca la capilla mayor, con un retablo de estilo gótico (obra de Juan de Rodríguez) y los monumentales sepulcros de Juan Pacheco y su esposa, María de Portocarrero.

Más información

Anterior
Siguiente

Iglesia de San Esteban

Siglos XII-XIII

En pleno recinto amurallado se encuentra la iglesia de San Esteban. Se trata de un templo de origen románico, aunque varias reformas durante los siglos posteriores dejaron de este estilo tan solo algunos arcos sobre columnas en el interior, la galería porticada y la torre campanario en el exterior.

La torre, utilizada como atalaya de vigía dentro del sistema defensivo de Segovia por su altura de más de 50 metros, presentó durante mucho tiempo problemas de inestabilidad acentuados por la sustitución de la cubierta original por un pesado chapitel barroco y la caída de un rayo en 1894. Dos años después, fue declarada Bien de Interés Cultural y comenzaron las labores de recuperación y restauración que se extendieron hasta 1928.

Actualmente, el templo se encuentra cerrado tanto al culto como al turismo debido a que el deterioro de la iglesia por el paso del tiempo presenta riesgo de desprendimientos.

Más información

Anterior
Siguiente

Palacio Episcopal de Segovia

Siglo XVI

En la misma plaza que la iglesia de San Esteban, se encuentra el antiguo Palacio de Salcedo, que actualmente se ha convertido en Museo Diocesano y un establecimiento hostelero. El edificio presenta una fachada renacentista con sillares almohadillados de granito y una portada con escenas de la vida mítica de Hércules. A mediados del siglo XVIII, el edificio fue adquirido por el obispo de Segovia Antonio Murillo Argáiz para transformarlo en el nuevo Palacio Episcopal. Fue entonces cuando el arquitecto neoclásico José de la Sierra realizó el patio interior.

En torno a este patio se distribuyen las estancias del Palacio Episcopal de Segovia, espacio museístico que alberga más de un centenar de lienzos, esculturas u orfebrería de la provincia de Segovia y donde destaca la parte de las salas, al ser lugar de residencia de los obispos de Segovia hasta finales del siglo XX.

Más información

Anterior
Siguiente

Iglesia de San Quirce

Siglo XII

Escondida en la calle Capuchinos Alta, en pleno casco histórico de Segovia, se encuentra la iglesia de San Quirce. Un pequeño templo románico que estuvo abierto al culto hasta el siglo XIX, pero que después fue vendido a un particular y usado como pajar. En 1927, fue adquirido por la Universidad Popular de Segovia, hoy en día conocida como Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, que lo sigue manteniendo como sede en la actualidad.

En el interior, la iglesia cuenta con una sola nave, separada de la cabecera por un arco triunfal de medio punto apoyado sobre dos columnas cuyos capiteles tienen decoración vegetal y animal. Por su parte, el exterior presenta dos portadas de medio punto decoradas con arquivoltas y una pequeña torre que fue añadida posteriormente.

Más información

Anterior
Siguiente

Torre de Hércules (Convento de Santo Domingo el Real)

Siglos XI-XII

La torre de Hércules se ubica en la Plaza de la Trinidad y es una de las fortalezas más antiguas de la ciudad de Segovia. Con 27 metros de altura, tiene un marcado aspecto defensivo. Durante la Edad Media, perteneció a importantes familias nobiliarias segovianas como los De la Hoz y los Arias Dávila. En 1513, fue adquirida por las Monjas Dominicas, que lo integraron en el Convento de Santo Domingo el Real y a quienes sigue perteneciendo en la actualidad. En 1931, fue declarada Monumento Histórico-Artístico.

El nombre de la torre se debe a la existencia de una escultura en el muro del edificio que representa al héroe griego enfrentándose a una fiera. Además, en la torre, de marcado carácter mudéjar, se aprecian inscripciones en árabe, por lo que se cree que su autor pudo ser musulmán.

Más información

Anterior
Siguiente

Iglesia de la Santísima Trinidad

Siglo XII

La Santísima Trinidad es una de las iglesias románicas que mejor se conservan en la ciudad de Segovia. El templo data del siglo XII y fue construido sobre uno del siglo anterior, del que se encontraron restos durante una intervención en 1984. El exterior cuenta con una galería porticada, típica del románico segoviano, con dos accesos, mientras que en el interior presenta una sola nave cubierta con una bóveda de medio cañón reforzada con arcos fajones. Destaca la capilla de los del Campo, realizada por orden de Pedro del Campo para su enterramiento y el de su esposa, que cuenta con una portada de acceso gótica.

La iglesia alberga joyas artísticas como la tabla flamenca de la Santa Faz de Ambrosius Benson (autor del Tríptico del Descendimiento de la Catedral), un retablo de pinturas de influencia italiana realizado por los pintores segovianos Andrés López y Antón Vega, y las imágenes de la de la Virgen de las Candelas y la de San Nicolás de Bari, visitado todos los lunes por fieles devotos que acuden a hacerle peticiones.

Más información

Anterior
Siguiente

Monasterio de San Vicente el Real

Siglo XII
El Monasterio de San Vicente el Real, ubicado en pleno valle del río Eresma, es el monasterio más antiguo de Segovia. El edificio se fundó sobre un antiguo templo romano dedicado a Júpiter. En primer lugar, se erigió una iglesia dedicada a San Vicente y, más tarde, fue ocupado por una comunidad de monjas benedictinas. Desde el siglo XII, pertenece a la Orden Cisterciense y, en la actualidad, está cerrado al público. En 2022, el reducido número de religiosas que lo habitan obligó al cierre del monasterio.

El monasterio está formado por un conjunto de edificios de aspecto medieval. Si bien, dos incendios sucedidos en los siglos XIV y XVII hicieron necesarias varias reformas, de tal forma que el complejo presenta diferentes estilos arquitectónicos. La reedificación del siglo XVII fue dirigida por Pedro de Brizuela, arquitecto encargado de rediseñar la cúpula de la torre de la Catedral tras su incendio en 1614.

Más información